El Refranero Huérfano…

Nos vertebraste la columna
con esa suma
que hasta el resto de tus restas hacen.
Nos comenzaste por el final
para que desde el principio fuéramos mejores. Con colores
desteñidos en tu piel se esbozan
los primarios en nosotros.

Nos enhuellaste las pisadas
con el rastro que los astros dejan al seguirte. Nos escribiste,
en el reverso del ventrículo derecho
lo que le zurdo no ha de ver; nos regaste
las raíces de las almas con la calma
de tu tremenda marejada.

Nos mordiste los anzuelos
para que el daño no doliera.
Nos esdrujulaste la simpleza
y nuestras vulgares átonas
comenzaron a rimar.
Nos pusiste a llorar
para que siempre sonriéramos.

Nos pernoctaste
para que el desgaste de los días nos fuera dulce.
Nos vacunaste
contra la epidémica tristeza. La certeza
de saberse rama de tu tronco nos columpia
al vaivén de un refranero huérfano sin ti.

Nos cociste habas
para aparentar no ser perfecto.
Te mostraste llama helada,
pero no lo has conseguido.
Pues contigo sí coincide lo genial que fue…
… y lo que pudo haber sido…

 

A mi abuelo.

13122962_10154079815961768_7901519550747076987_o

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cuando se pierde a propósito…

Por mucho que lo oigamos, que lo veamos como utópico; hoy, no va a volver. Bendito aquel que no precise de una piedra en el camino para darse cuenta, porque aunque no lo haga, un día, no será otro día; y toda su riqueza, valdrá tan sólo el tiempo que tardó en amasarla.

La vida es rosa, por mucho cenizo que nos dé ceniza, la vida es rosa. O azul, si lo prefieres. O verde pistacho, si se te antoja. Y es cierto: no tengo un futuro prometedor; es más, no quiero un futuro de promesas. Nos preocupamos tanto en preocuparnos de lo que nos falta, que apenas prestamos atención a lo que no necesitamos.

El paso que es la vida no entiende de propinas. Y no va a devolverte ni un segundo de lo que según tú crees, te debe. Mi riqueza son mis padres, y mi hermano. Mi riqueza son amigos de verdad. Y al morir entenderemos que absolutamente nada de lo que ha merecido la pena, se ha comprado con dinero.

Y el que piense que así pienso porque nunca me faltó de nada, que lo piense. Pero el sol se pone y sale para todos. Y sí, jamás me faltó de nada, porque a lo que no quise jugar perdí a propósito. Pregúntate tú si yo lo tengo todo tan sencillo, o eres tú quién se complica y se da lástima. Porque es curioso, las personas que me dicen que lo tengo todo, no desean nada de lo que poseo…

Prueba a vivir como si nunca te hubieran dicho cómo hay que vivir, porque si te sale mal es triste; pero más lo es fallar en algo que ni tú te crees. Y sí, desde luego que un futuro prometedor no tengo… porque mi futuro es un presente ansioso por convertirse en un bello pasado; y muerto de miedo de morir mañana, sin haber vivido hoy…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Le miró y le dijo…

Érase una vez un pequeño león que habitaba en la sabana. Un buen día, con apenas mes y medio, se acercó al rey de la camada orgulloso:

– Escucha padre – y el cachorro le rugió con toda su energía, y el pequeño rugido avanzó kilómetros por el aire.

– Ese rugido no es suficiente. Tienes que gritar más alto, más fuerte y más furioso – El rey de reyes le miró y le dijo.

Entonces el pequeño cachorro vio a una familia de lémures. Y observó al más pequeño de ellos, emitiendo un diminuto sonido hacia el lémur dominante, y cómo éste, lo apoyaba con el suyo… y el cachorro supo entonces, que jamás rugiría tan bien como un lémur… y nunca más volvió a rugir.

Un buen día, el cachorro se acercó al rey, con una presa enorme entre las fauces.

– Mira padre, para que comamos todos – sonriendo  y orgulloso dijo.

– ¿No te das cuenta que lo traes lleno de arena, sucio? ¿Y que cazar es de leonas? – El rey de reyes le miró y le dijo.

Entonces el pequeño cachorro vio a una familia de coyotes. Y observó al más débil de ellos, acercando un trozo pequeñito de carroña a sus iguales, y cómo éstos, disfrutaban juntos de aquel postre… y el cachorro supo entonces, que jamás aportaría tanto como un coyote… y nunca más volvió a cazar.

Pasada la época de lluvias, el cachorro se acercó al rey lo más veloz que pudo. Avanzando a saltos que para el pequeño león eran fugaces y trepidantes vuelos.

– Mira padre, nadie podrá cogerme – moviendo el rabo dijo.

– Eso no vale para nada. Tienes que entrenar, practicar hasta que tus pezuñas quemen, mejorar tu estilo – El rey de reyes le miró y le dijo.

Entonces el pequeño cachorro vio a una familia de armadillos. Y observó al más lento de ellos, avanzando torpemente hacia su madre, y cómo ésta, cobijaba a su pequeño en su coraza… y el cachorro supo entonces, que jamás avanzaría tan perfecto como lo hace un armadillo… y nunca más volvió a correr.

Y el pequeño león creció. Sin hacer ruido. Toda la sabana le rendía pleitesía y máximo respeto, porque era un mamífero increíble, era el rey del mundo animal. Pero nuestro pequeño león nunca ejerció como tal, murió tumbado a gusto a la sombra de un ciprés caduco. Porque simple y llanamente, el cachorro dedicó su vida a hacer lo que le dijeron que sabía hacer mejor que nadie… nada…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Habiéndome vivido…

No pasa nada. Si el alumno no deslumbra y a su sabio profesor no pasa, si ya no abrasa el aleteo de las alas del amor en vena; nada pasa si se dan por buenas, las derrotas que te dejan vivo y sin secuelas.

No es tan grave. Si las aves no han querido desplegar las alas, si en mis calas no se nadan cristalinas aguas; no es tan grave si después de todo nada, si no lucho, si no intento, si me invento un cuento sin escuelas, si navego en rumbos con escalas.

No se acaba el mundo. Si no esculpo mi futuro en directrices, si me dices, pertinentes imprudencias sin destino. El mundo no se apaga, por quererlo todo sin tenerlo nada, por teñir de negro oveja una camada, por soñar sonidos sin tener oído.

No pasa absolutamente nada. Si se alarga la niñez, si la desnudez del alma ocurre en convicciones cálidas; nada pasa si se forman telarañas en el hueco de la madurez adulta, en la pulpa del sirope responsable; si la luz que te ilumina es pálida.

No es tan grave. Si el ensayo y el error es tu rutina, si las rimas no son siempre consonantes. No es tan grave, razonar lo irrazonable, escuchar cuando te hablen, hacerlo todo… como nadie lo hizo antes.

No se acaba el mundo. Si me tumbo al sol cada mañana, si me gana el tiempo una partida que no juego; el mundo no se acaba si me muero, sabiendo que me voy, habiéndome vivido.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Las Consecuencias del Saber…

Ahora que sé, el sol asciende tan solo para verme. Cada trago sabe al cáliz del jugo de exprimir frondosos bosques, el compás de mi ventrículo derecho toca Soul y Jazz antiguo; por mi ombligo pasan equinoccios de verano, y los girasoles se despliegan a mi paso.

Ahora que ya sé, la verdad parece que no miente. Sienten miedo los que matan, las guapas aman con pasión al feo. Saboreo con los cinco sentidos, mis envidos son un órdago constante que no pierde.

Ahora que sé, la cerveza sale fresca de los grifos de cocina. Las gallinas se alimentan de lobeznos. Los dueños del planeta son artistas callejeros, los cajeros sueltan por la boca dólares de plastilina y acuarelas; las escuelas sólo enseñan versos de Sabina, alejandrinos.

Ahora que ya sé, mi papá se sienta a respirar conmigo. Mis amigos son tesoros enjaulados. Los malos de la peli acaban con la prota enamorada, esmeraldas caen del cielo cuando llueve; mi pasado huele a fresa y chocolate.

Ahora que sé, mi mamá me besa cómo si mañana se prohibiese. Los andenes se repletan de viajeros. Los espejos no reflejan las miserias, las estrellas echan chispas del color de tu cabello, no me estrello contra el mismo muro cuando duermo.

Ahora que ya sé, las mañanas son regalos. Los faros me señalan buques de algodón y marihuana. Los atardeceres pintas óleos para mi esclerótica, el viento sopla con tirabuzones, mis buzones sólo aceptan tus noticias buenas; por mis venas bulle sangre que se siente viva.

Ahora que por fin ya sé, comprende, el fallido adulto que ahora soy, al niño que jamás dejé de ser. Se convierte en oro lo que toco. El océano inunda continentes en mi busca; ahora que por fin yo sé… que ya me queda poco…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Cuando Nada es Suficiente…

Para la matrona,
el peso que pesé. Para las persianas,
la insensible sensación al sol de mis pupilas.
Para el chupete,
mis encías desgastadas. Para el perro
del vecino, mis colmillos.

Para la guardería,
el babero limpio. Para mi familia,
ser yo mismo. Para el camello
de mi droga, mi salud; y para el sol,
follarme a veces a la luna a pelo.

Para el maestro,
una media de notable. Para el futuro,
mi duro a cuatro pelas. Para el amigo,
mi fuga con cualquiera. Para el orgullo,
por mi “tuyo es”, por mi “nada es mío”.

Para mi papá,
serlo casi todo. Para la dignidad,
mi cabeza alta. Para el sueldo digno,
mis carreras. Para la verdad,
las mentiras que me invento.

Para todos, siempre
me faltó de algo. Para nadie fui
lo suficiente. Para nada,
he valido nunca. Y sin embargo…
… mi peor insuficiencia está en tus brazos…

Para Ángela,

por endulzarme los suspensos…

… aunque no le valga ni la pena…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 1 Comentario

El Desorden del Diván…

– Verá – comentó el psicólogo – no entiendo muy bien aquello que me dijo acerca de su incapacidad para querer, para amar, para valorar, para apreciar. He contactado con sus seres queridos y no sólo le adoran, sino que se sienten adorados a su lado; dicen, das, cariño por doquier. Y he dialogado con sus iguales, sus compañeros de facultad se sienten afortunados de haber pasado por tu vida y que la suya se tintará con tu vida. Dicen que les otorgas puntos de vista que jamás miraron y un bien estar que relaja al mundo. Y he hablado con sus ex parejas, mujeres que solamente albergan palabras de un amor tan mutuo con el sol y las estrellas, hablan de un querer volcado en ellas, de un antes y un después de tu presencia, y es que todas dicen que tu amor es infinito, que no está escrito aún en las novelas, el querer y el valor que a estar con ellas tú les diste…

– Ya – le dijo el paciente sin mirarle – pero lo hice mal desde el principio.

– No lo creo – insistió – todas estas personas hablan de un amor sin miramientos, desde el comienzo de cada relación, desde un principio sincero.

– Ya – repitió sílaba – pero alteré el orden del amor. Quise sin querer, ni valorar, ni aceptar, a la persona que primero hay que querer, que valorar, que aceptar.

– Perdone que replique – con educación el sabio doctor señaló – pero eso no es así, porque sus padres se han sentido amados cada segundo que con ellos compartiste y sigues compartiendo.

– Creo que no me explico bien, doctor.

– Las personas, hijo – condescendientemente señaló – no eligen cuándo ni cómo ni a quién se quiere. Las personas de tu alrededor están orgullosas de ti, de tu manera de quererles y apreciarles, ¿por qué dices entonces que lo hiciste mal, desordenado, si todo el mundo que te conoce te adora y se siente adorado?

– Porque hay una persona, la cual se lo merece y necesita, a la que no he querido bien, ni valorado, ni aceptado.

– ¿A quién? – intuyendo una respuesta que pudiera sin problemas rebatir.

– A mí.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Al final del fondo de la fila…

Me pongo a la cola, de los que sueñan con soñar cobijo en tus bostezos, de los rezos ante el pliegue ateo de tu envido, de morir contigo sin haber vivido; al final de los que no descansan sin tu almohada.

Me pongo el último en la fila del destino, por detrás de las dos huellas de tus ojos, por el rojo del color de tu permiso; me pongo al fondo de tu lista de enemigos.

Al final estoy del éxodo hacia ti, del perfil que marca el labio tuyo en las fronteras, de las tierras que tus lágrimas empapan; a la cola estoy, de los que sólo quieren que les quieras.

Me pongo a la cola, del tenor al son de tus pestañas, de las tripas de morralla de tus bombas, de la broma cruel de un planeta sin tu pelo; al final del miedo de perder el rastro de tu sombra.

Me pongo el último en la fila de tu voz, tras el sol de tus pupilas de frambuesa, de la guerra colonial de tus caderas; me pongo al fondo de los besos que no besas.

Al final estoy, de los que nadan tus mareas, de la apnea, que produce no estar juntos, del ladrido ronco que te llora; de las horas, que sólo entienden tus minutos.

Me pongo a la cola, de tu nada o todo, de tu frío. De las curvas de tu río, de tu boca. Del olor a cielo de tu dermis; de los reyes, que en tus torres no se enrocan.

Estoy el último, al final del fondo de tu vista, tras la pista del tesoro de tu ombligo. Estoy al fondo para ser el último… en la lista de tu olvido…

.

                                                                                           Para que tu olvido no se acuerde…

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

La Copla de tu Aprobación…

Si me dejas dejo, que tu voz me tinte el vientre de mi alma. Las escamas que al roce de tu piel sobre la mía mudan, alimentan sin probar bocado el sol que me calienta. Y sin darte cuenta ni quererlo, ya no soy, simplemente nada, sin tus ojos.

Si no te importa, mi razón acorta reflexión y en ti resume su sentido. Eres más de lo que he sido, soy, seré, sońé, merezco…, e imagino. Despertar sin despertarse junto a ti es como el que sabe, que siempre acaba mal lo que uno empieza.

Si das el visto bueno me congelo, el resto de mi vida por tus besos. Me reflejo sólo en los reflejos de tu risa; si la vida tiene prisa, yo la paso, siendo el rastro de saliva en tus zapatos.

Si no ves mal que me decore tu sonrisa, ríe; que mi agalla sólo filtra el aire que tu expiras. El mundo mira, sin apenas comprender como es posible, negarte algo de todo aquello que tu pidas.

Si me das permiso, por derribo cierro mi balada triste y la concluyo. Que lo tuyo es derribar los muros del camino, y lo mío es evitarlos. Cuando gano algo diferente a ti; perder… es completamente todo lo que hago.

.

                                                                                             Para que creas en lo que creo…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , | 4 comentarios

La Cachimba…

Era una cachimba roja, floja en los anclajes, dura en el drenaje de laringe. Y tus pies se desnudaron con el humo de mis labios…

… y al torcerse el tubo de la shisha, se enderezaron otras cosas. Fosas de ceniza negra suenan humeantes en el aire, poniendo tierra de por medio en los problemas, y un centímetro entre el fin de tu cadera, y el principio de la mía.

Y si yo aspiro tú soplas, porque la energía de los besos nuestros ni se crea, ni se quiere suicidar. Porque tu dióxido es más bello que el oxígeno, más puro del planeta.

Fumo y sumo tus lunares. Si me dan par, te devoro; te como entera si son nones. Las burbujas que tus aires forman en la shisha, bailan excitadas sobre el agua.

Habiendo dos boquillas sólo uso, la que usa el filo de tu boca. Tu saliva tinta el costo y el tabaco. El carbón que se consume en tu mirada, es mayor que el que destrozo en mis caladas.

“Una más”, me dices. Y la matas antes de morir. Y tus ropas ya no arropan piel, y los humos son estratos en el techo, y el lecho de burbujas se reposan… se han sentado a ver cómo follamos…

Era una cachimba roja; de un mercado a pies de Abu Simbel. Y nadie me advirtió que al agotarse, se esfumaban con el humo último tus ojos. Nadie dijo que con ella, volvería en sueños a tus brazos…

.

A la chica que sólo puedo imaginar…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario