Cena…

Una luna, un cielo azul oscuro casi negro, un cachorro de león y un cenicero. Un te quiero, una caricia, un sorbito, un estrato, un cirro y un fugaz cúmulo nimbo.

Una ráfaga de aire, un bocado a mi comida y otro al recoveco de tus labios. Un suspiro, una estrella, un mirarnos, un decirnos todo sin decirnos casi nada.

Un traguito, un descanso para amarnos. Un canuto. Una leche merengada con frambuesas, vino tinto y coca cola. Un ahora, un encima de tus piernas y un debajo de tu falda. 

Un millón de dedos enlazados, cuatro párpados al son. Un mantel sin recoger, una digestión activa, un puñado de albornoces por el suelo, poca prenda que quitarnos.

Una cena entre nosotros, un menú de carne y hueso, unas sábanas de servilletas, un final desayunándonos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s