La Cachimba…

Era una cachimba roja, floja en los anclajes, dura en el drenaje de laringe. Y tus pies se desnudaron con el humo de mis labios…

… y al torcerse el tubo de la shisha, se enderezaron otras cosas. Fosas de ceniza negra suenan humeantes en el aire, poniendo tierra de por medio en los problemas, y un centímetro entre el fin de tu cadera, y el principio de la mía.

Y si yo aspiro tú soplas, porque la energía de los besos nuestros ni se crea, ni se quiere suicidar. Porque tu dióxido es más bello que el oxígeno, más puro del planeta.

Fumo y sumo tus lunares. Si me dan par, te devoro; te como entera si son nones. Las burbujas que tus aires forman en la shisha, bailan excitadas sobre el agua.

Habiendo dos boquillas sólo uso, la que usa el filo de tu boca. Tu saliva tinta el costo y el tabaco. El carbón que se consume en tu mirada, es mayor que el que destrozo en mis caladas.

“Una más”, me dices. Y la matas antes de morir. Y tus ropas ya no arropan piel, y los humos son estratos en el techo, y el lecho de burbujas se reposan… se han sentado a ver cómo follamos…

Era una cachimba roja; de un mercado a pies de Abu Simbel. Y nadie me advirtió que al agotarse, se esfumaban con el humo último tus ojos. Nadie dijo que con ella, volvería en sueños a tus brazos…

.

A la chica que sólo puedo imaginar…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s