La Ventana…

Desde mi ventana gris verde celeste, se viste el este del ocaso en mar azul turquesa. Se ven volar las alas de gorriones blancos migratorios, se ven estratos dibujando mirlos, se ven paisajes que no se han inventado.
ventana1
Desde mi ventana vieja el sol se asoma, con aromas de tostada y de frambuesa. Se distinguen valles de frondosas copas de abedul y de romero, de jilgueros barítonos, bajos y tenores; desde mi ventana ves al aire, tintando de color las nubes.

Desde mi ventana de madera añeja el tiempo da, por terminada la faena y se reposa. Se ve jugando con las olas a la arena, tierras de quimeras fértiles y brotes, aves dueñas de un desorden fascinante…

Desde mi ventana miro el infinito y queda cerca, y la terca y dura realidad torna de seda. Ves, si miras bien, respuestas; cantinelas, terciopelo, hierba y luz. Desde mi ventana miro todo, lo que sueña con mirar el resto.

Y es que desde mi ventana veo, al atardecer en mi escenario. A las mareas al vaivén de mis latidos, veo el destino diseñando mis caprichos, al horizonte abrazándome los párpados; veo mil barcos llenos de anarquía…

Pero lo mejor de mi ventana es que algún día… miraré por ella y te veré…

.

Para el futuro…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

El insomnio de tu sueño…

.

Tu ombligo en el principio de mi boca,

tu sota en mi escalera rey caballo,

el rayo de tu trueno en mi tormenta,

el sabor a menta de tu lengua en mis papilas.

 

Y el enfoque de pupilas en tus iris,

tus estratos empapando mis tejados,

los magos que producen tu conejo en mi chistera,

las fieras de tus garras amansando mis compases.

 

O mis tardes deseando anochecerte,

o al olerte, mis recuerdos despertarse,

los parches de tu besos en la herida

que me queda cuando no me quedas cerca.

 

Y mi terca sensatez en tu locura,

y mi oscura forma de pedirte que me quieras,

la guerra que prefiero en tus caderas

a la paz que hereda tras tu marcha mi tristeza.

 

Mi vaivén cardiaco al ritmo de tu voz,

la hoz de tu bandera en mi martillo,

tu estribillo decorando mis canciones,

tus errores mejorando mis aciertos.

 

Los caminos que no saben de Roma y sí de ti,

el fin que justifica tus medidas,

las mordidas de mi pez en tus anzuelos,

mis vuelos sin motor en tus gemidos.

 

Y mi vela al pairo de tus aires,

y los bailes que me quitas ya bailados,

los grados que me suben tus lunares,

y los males que me vienen por tu bien.

 

El encuentro de tu dermis con mi tacto,

mi salto sin la red de tu presencia,

tus huelgas en el centro de mi cama,

las escamas de mi piel en tus mareas.

 

El insomnio de tu sueño en mis almohadas,

las alas de tus hadas con mis polvos,

los escombros del seísmo de tu furia

descansando sobre el hueco de mis brazos.

.

Al sudor que limpia mis almohadas…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Los escombros de lo malo…

Lo malo del adiós son los adioses, previos, al adiós definitivo. Lo malo es el estribo sin jinete, el puerto de tu boca sin el polizón de tus recuerdos; lo malo de lo bueno es que termina, que mi voz se pierda en el desierto y no en tus labios.

Lo malo de tus ojos es el sol, que se cela por tu luz. El alud de las lágrimas que te requieren. Lo malo de quererte es no querer, querer al mundo entero; lo malo de tus besos son que acaban, que después se apaga todo, lo malo son los lobos que te aúllan, roncos sin respuesta.

Lo malo de mi olfato es que te huele, odiando el diástole de pausa. Lo malo son mis sábanas con hielo, mi pirámide alimenticia sin tus curvas en su vértice. Lo malo de mis sueños son ser sueños, los dueños de tu cuerpo en paro. Lo malo es no alcanzarte con los dedos, los escombros del seísmo del pasado; lo malo es el abrigo de tu piel, en el fondo de otro armario.

Lo malo del reloj es que se mueve, que no vuelven tus minutos a mis horas. Lo malo es el estómago con nudos, tus “pudos” en mis “quieros”, los entierros de un pasado perfecto y simple, mis escuelas sin tus libros. Lo malo es que no arrugues mis camisas, las portadas de revista sin tu foto, lo malo es decorarme la fachada, y estar roto por dentro.

Lo malo de haberte conocido, es no volver a conocerte. La suerte ludópata en mi quiebra bancarrota. Lo malo son las rocas de tus pecas sin mis olas, la espuma de mi mar sin tu arrecife. Lo malo son las veces que me dice, mi memoria que se olvida de olvidarte.

Lo malo de mi drama es tu sonrisa, actuando en mi escenario. Lo malo son las suelas del zapato, persiguiendo tus pisadas. Lo malo es despertarme impar, pintar bocetos de tristeza en el lienzo de tu ombligo. Lo malo es que conmigo, tú, respiras inconsciente; lo malo yo, que sin ti no sé ni hacerlo.

Lo malo es ser el bueno de tu peli, y morir estoicamente en tu regazo. Lo malo, de las horas que has estado, son las horas, que me quedan sin tenerte.

.

Para Anna

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Huelga…

Mi huelga es el recelo a levantarme, sin el desarme que tus ojos hacen a mi vista. Mi huelga es no comer sino es tu carne, no colgarme en el vació, no hacer caso a mis sentidos; si el infinito no es el hueco entre tus piernas, si sentir no lleva implícito a tus manos.

Mi huelga es la agujeta que me dejan, tus gemidos en el fondo de mi oído. Mi huelga es no asistir a las escuelas, no acudir a mi trabajo; cuando no se estudian tus medidas, cuando mi rutina laboral no son tus labios.

Mi huelga es el piquete de tu ombligo, los efectos negativos de soñarte. Mi huelga es el desastre de tu ausencia, la subida del valor de tus caderas. Mi huelga es lo que quieran tus deseos, el despido improcedente de tus besos; mi huelga son los restos que me quedan, por querer quererte y que me quieras.

Mi huelga son las retenciones de tu lengua, cuando menguan los servicios mínimos de tus latidos. Mi huelga es la inflación al alza de tu olvido, el desplome de tu bolsa en mis acciones; mi huelga es la ruptura del sistema que nos une, cuando acude a mi rescate tu distancia.

Mi huelga es el desequilibrio entre la demanda, y la oferta de tu cuerpo. Mi huelga son la recesión de tus caricias, la curva depresiva si te alejas; mi huelga es general cuando me dejas, tu calor en un desahucio sin salida.

Mi huelga es la economía sumergida en tus pezones. Los recortes de lunares en tu dermis. El objetivo de mi huelga es que especules en mi espalda, que te manifiestes a favor de mis principios, y que mi edredón sea el paraíso fiscal de tus bostezos.

.

A los ojos verdes en un mundo en rojo…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | 2 comentarios

Irreal Academia de la Lengua… (I.R.A.E.)

Rimar es repetir una secuencia de fonemas al final de dos o de más versos. La rima es el recurso literario más antiguo. La rima es lo continuo ante lo no, el amor que no termina en Roma, las estrofas que comienzan como acaban.

Rimar es la terminación más similar de dos palabras. Maquillar la sosa prosa y darle vida. Rimar es reforzar la simetría, a sílabas contadas… que es gran maestría…

… pamplinas…

… Rimar es vascular con tus latidos, gemir con tus gemidos a su son. Rimar es convertir tus sueños en los míos, que mis vocales vistan los colores de tu ombligo.

Rimar es cuando crujen tus somieres, cuando cantas sin cantarme en el oído. Rimar es cuando te reflejas en mi espejo, cuando lejos queda cerca, cuando acechas el desván de mis deseos.

Rimar es cuando comes de mi sexo, cuando el reverso de tu nuca son tus besos. Rimar es el exceso entre nosotros, estar uno en el otro; rimar es no haber tu si no hay un yo, ni haber un servidor sin tus lunares.

Rimar es cuando se diptonga tu entrepierna, cuando encierra tu destino mi presencia. Rimar es cuando esencias lo que tocas, cuando evocas con tus labios a mi boca, cuando enrocas con tu torre a mis alfiles.

Rimar es comenzar donde tu acabas, las baladas que te lloro si te alejas. Rimar es cuando deja de existir todo a tu lado, el pasado con espinas de tu olvido, el chocolate espeso de tu dermis, las cosas claras que me aclaras con tus ojos.

Rimar es cuando “esdrújulas” mi futuro, mi pan duro de ayer con tu sabor. Rimar es el calor de tus lamidos, en el témpano de mi carácter.

.

Para las que suenen como sueno…

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios

La deuda…

Le debemos a nuestra actitud un voto de confianza, una balanza pirateada en positivo, un cerrado por derribo constructivo, un postoperatorio de enfermeras en tanguita. Le debemos a nuestra actitud su apellido más bonito, un grito en un desierto con orejas.

Le debemos al positivismo un te quiero, un atisbo donde reencontrarse con sí mismo, un racimo de pétalos de sal con las espinas, del amor que aún mueve el mundo. Le debemos al signo más un exponente, que lo eleve donde todos puedan verle.

Porque lamentarse sirve para nada. Porque mañana todo puede estar peor. Porque el color que tiene tu presente, sólo sale del pincel de tu paleta. Porque restan cada vez menos minutos, porque el luto antes del luto es barnizarse, con pintura victimista el ataúd.

Las cosas más bonitas no llevan consigo una etiqueta, no fluctúan al vaivén de los comercios. Las cosas más bonitas no entienden de crisis, de salarios mínimos, de primas “arriesgadas”, de baremos. Las cosas más bonitas sólo salen, si nosotros deseamos que se asomen.

Alejémonos de los que ven todo de negro, de los espesos posos del café del pesimista. De las brisas del quejica inmóvil, del yo nunca. Alejémonos huyendo del protagonista desgraciado, de los pobres malos señalados con el dedo; de los asqueados que pregonan su palabra, de las balas de una guerra que no existe.

Porque sí tenemos crisis. Sí nos sangra la cartera. Sí nos cuesta horrores los eneros, las subidas de interés, los efímeros contratos. Sí nos dan gato por liebre, sí nos hierven los diáfanos bolsillos, los atascos, los domingos con comercios. Porque sí que escuecen las heridas, la pobreza, los dolores de cabeza, las propinas…

Pero cada esquina es un lugar maravilloso. Cada día puede ser nuestro gran día. Porque la vida, no te la devuelven si no quedas satisfecho…

Pero tienes sístole. Piensas, andas, te gobiernas. Comes hasta ver espinas en el plato. Pero tienes diástole, y eso es todo cuanto necesitas. Porque si además de ser el mundo oscuro lo oscureces, el sol acabará creyéndose impotente.

Le debemos a nuestra actitud un rato, a solas al espejo. Para compararnos, para darnos cuenta que la vida, puede ser bombones encajados. Porque cada luna sale el sol dice mi padre, porque es más fácil, lamentarse y no intentarlo.

.

Para los que se lamentan de su triste circunstancia…

Publicado en Sin categoría | 8 comentarios

El Postoperatorio de la Reflexión…

Nos queda echar la vista atrás y vernos en las fotos. Saber que son tus votos hacia mí los que me importan. Que nuestra aorta lleve sangre roja y no azulada. No gritarnos nada, pero siempre, hacernos caso.

Y nos queda el botellón en la cocina. Irrumpir en la rutina de las urnas de la cama. Seguir sabiendo que quien gana, a veces, pierde. El verde, que le pongo a mis cigarros.

Y siempre nos quedará la extrema izquierda entre nosotros. Trozos de anarquismo en nuestras vidas. Utopías, que se toquen con los dedos. Toreros, que se mueran en la arena.

Y nos quedará no ser de nadie ni de un dónde. Asomarnos al balcón y ver las olas. Estar a solas con quien nunca hemos estado. Ser el amo, de absolutamente nada.

Y nos quedarán el puño en alto y el martillo. Y el brillo de la hoz y los Fideles. Y el mantel sobre la mesa con comida. Y la vida, con tus seres más queridos.

Y siempre, San Martín para los cerdos. Ponernos a quemar iglesias como antaño. Ver que el paso de los años nos otorga la razón. Ponernos el condón en los oídos, e ignorarlos.

Y nos quedará poner primero el pie del lado izquierdo al levantarnos. Cuba, Rusia, Stalingrado, el mes de abril, el día catorce. El morado en la bandera, las quimeras. El cuerpo nacional de Policía en huelga de hambre.

Y nos quedará saber que solamente han sido votos. Que una vez tintada el alma roja no destiñe. Que no podrán cambiar los genes ideológicos que me heredaste. Que pase lo que pase, seremos siempre, de la izquierda más salvaje.

.

                                                                                                                                          A mi papá. A mi mamá.

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios

Oferta de empleo…

Se busca musa. Guapa, fea, atractiva, cabizbaja, alegre, me es completamente indiferente. Se busca musa que me inspire. Que me dicte versos parnasianos, que no me deje en la estacada, que no me ponga mala cara si menstrua.

Se busca musa. Caradura, cínica, agradable, tortillera, bisexual o medio tonta. Se busca musa que me saque punta a los pinceles, que me traiga el desayuno al dormitorio, que me llene folios de canciones.

Se busca musa. Terrenal, rubia, morena, tierna, borde, alta o baja, me la suda. Se requiere musa licenciada, experiencia mínima dos años, en decir que sí a todo y pensar no, en subir el autoestima, se precisa musa que haga rimas con mis rimas.

Se busca musa. Amarilla, blanca, negra, pelo liso, trenzas o con rastas. Se quiere musa. Basta, delicada, virgen, cuerda, loca o desvirgada. Se precisa musa, de las que te usan por tu cuerpo, de las que sólo van por el dinero, de las que decir “te quiero”, no entra dentro del contrato.

Se busca musa. Cuarentona, quinceañera, desquiciada, daltónica, miope, grande, diminuta, estrábica, ninfómana, aburrida, inteligente… no hago ascos. Se busca musa con contrato indefinido, incorporación casi inmediata, buenas condiciones de trabajo, y un horario intermitente.

Se requiere musa, que hace mucho que no escribo. Alguien que me enseñe algo distinto. Algo diferente. Necesito inspiración divina, que la droga sale cara. Necesito un punto de visión que no haya visto, lecciones que no enseñan en la escuela, necesito musa a quien le duela, lo que a mí también me duele…

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios

Canas en el aire…

Me doy cuenta que con los años, no me hago más viejo. No me miro en un espejo y reflejo más edad. No me sale la maldad de los mayores. No me pinto de borrones la niñez.

Me doy cuenta que el tic tac de los relojes no me afecta. Que la recta del compás no se hizo curva. Que no perturba mi tranquilidad las cosas serias. Que las medias tintas me apasionan.

Me doy cuenta, con el vaivén de primaveras, que sigo siendo lo que era. Que no se cierran las ventanas del pasado. Que llover sobre mojado excita. Que no me pitan los oídos si me insultan.

Me doy cuenta, que me sientan bien las canas que echo al aire. Que quedan bailes por bailar y sobran listos en el mundo. Que descubro mil maneras de nacer cada mañana. Que las manzanas del pecado están más buenas.

Me doy cuenta que jugar a ser mayor no tiene gracia. Que nunca sacia su querer el poderoso. Que ya no toso cuando me hablan del futuro. Que sumo tres cuando dicen uno y uno.

Y me doy cuenta que no me renta en positivo ser maduro. Que el engrudo de Madrid me sabe a poco. Que me enroco si me tratan de Usted. Que mi pez, nunca muere por la boca.

 Y me doy cuenta que a pesar de todo esto, el tiempo, juega a jugarnos malos ratos. Que no te pone al tanto de tu muerte, hasta que ya no puedes remediarlo.

Y me doy cuenta que me arrugo, que me fugo con cualquiera que se fugue. Que me atosiga el pude ser y nunca supe. Que se escupen los lamentos. Que los préstamos a largo plazo nunca llegan. Que no pega el verbo ser feliz con el asfalto. Que por alto pasa el bien estar a Don Dinero. Que no quiero controlarme cuando vuelo. Que tengo miedo de no dejar de tener miedo. Que nunca vieron, venir la muerte, los que ya están muertos. Que los aciertos, no son más que errores buenos. Que tengo poco, tiempo en la chistera. Que no quisiera, que mañana fuera tarde. Que ser cobarde, es tan sólo malcriar a los valientes. Que no me tiente el mundo que le envido. Que no me venga el sino a demostrarme su grandeza. Que quien se queja y sigue igual, muere en la orilla. Que sólo brilla, por su ausencia la anarquía. Que hoy puede ser un gran día… y mañana ya no serlo…

.

Para que nos demos cuenta tarde mejor que nunca.

A la mamá de mi andaluza…

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Trabajar descalzo…

Oficinas con vistas a la espuma, de un mar que apenas balbucea. Golondrinas levantando el vuelo, aterrizando, en las escaleras de madera vieja. Un sol amarillo reluciente empeñado en calentarme el alma, tostarme a fuego lento el cuello, y dorar el tacto de mi última cerveza.

Viento de poniente. Neoprenos ajustados. Barandillas que no sirven para nada. Horarios destruidos, alarmas descorchadas. Apuntes de materias olvidados. Rincones huérfanos de dueño, sombras de banderas sin un asta. Agua dulce para mi garganta, bien salada para mis pulmones.

Velas, popas, proas, icebergs en los cubatas. Uniformes en desuso, aletas que no nadan. Mástiles enormes, secretos diminutos. Horas muertas que están vivas, palmaditas en la espalda. Atardeceres tan hermosos que la luna, se disfraza de Lorenzo si la miran.

Tres amigos, dos regalos rubios, un Golden Retriever blanco. Camisetas con salitre, dunas con final feliz. Literas sucias con olor a limpio, drogas blandas y pan duro. Un pasado con prisa por perderse, un futuro sin estrés alguno.

Un barquito, de cáscara de nuez. Una esquina con otra franja horaria. Una atmósfera distinta, una bomba de creación masiva. Todo el mundo sabe que ganar dinero es lo importante… nadie sabe que se puede trabajar descalzo…

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario